agorafobia

¿Cómo superar la agorafobia?

La agorafobia se enmarca dentro de los denominados trastorno de pánico, siendo de los más habituales. Es una enfermedad que se conoce comúnmente como el miedo casi obsesivo a los espacios abiertos, sin embargo, su complejidad es bastante mayor; el miedo puede ser también a descubrir nuevos lugares o a la interacción social. Se trata de una afección terriblemente incapacitante, ya que quienes la padecen tienen grandes dificultas para acudir a sus puestos de trabajo, y para realizar tareas básicas del día a día como hacer la compra. La sufre alrededor del 2 % al 4 % de la población mundial y suele comenzar a manifestarse entre los 25 y los 35 años de edad.

Síntomas

La agorafobia presenta una gran variedad de síntomas. Un factor recurrente entre sus manifestaciones es el miedo y la evitación a las situaciones que producen ese miedo. Existe un miedo irracional e intenso a quedarse solo, a encontrarse en lugares donde buscar una salida sería difícil y a experimentar una crisis de pánico o perder el control en público; esto les lleva a pasar periodos de tiempo muy extensos en casa, donde se sienten seguros. Por supuesto, todo esto se acompaña de un gran sentimiento de depresión y desesperanza, donde la dependencia de otros es marcada debido a las dificultades para afrontar la soledad o el mundo exterior. También se crean, en momentos puntuales y debido a la ansiedad, sentimientos de distanciamiento. Cuando surge una crisis de pánico o nerviosismo el afectado puede presentar también sensaciones físicas muy vívidas. Entre ellas se incluye dolor en el pecho, sensación de asfixia o mareos. Además, pueden presentar temblores o sudoración excesiva.

agorafobia

Causas

Se desconoce cuál es la causa exacta que provoca esta enfermedad, sin embargo, existen muchos factores que pueden desencadenarla. Se cree que ciertos rasgos de nuestra personalidad pueden predisponernos a padecerla, al igual que nuestra sensibilidad a la ansiedad. Las vivencias negativas en la calle u otros lugares públicos, o haber vivido experiencias que llevan a sentirse desprotegido o abandonado son otras de las posibles causas. Por su parte, la razón por la que esta condición se mantiene en una persona es el miedo al propio miedo. Después de un primer episodio la persona comienza a evitar exponerse a situaciones que le puedan generar una nueva crisis, por lo que se mantiene recluido.

Cómo se trata la agorafobia

La agorafobia tiene tratamiento y puede mejorar significativamente la calidad de vida de estas personas. Los centros especializados en esta enfermedad, como el Centro Psicoadapta, son el lugar indicado para recibir la ayuda apropiada.

Tratamiento psicológico

Es la opción más indicada para tratar la agorafobia. Sin embargo, se puede complementar con medicación en caso de ser necesario, ya que logra que el paciente esté relajado y pueda enfrentarse al plan de ejercicios que creará el terapeuta. Estos ejercicios consistirán principalmente en técnicas de exposición, donde acompañado del psicológico el paciente irá gradualmente exponiéndose a sus miedos hasta lograr extinguirlos por completo. Se le enseñarán las herramientas necesarias para poder manejar estas situaciones, que primeramente afrontará junto con el psicológico hasta que poco a poco pueda hacerlo por sí mismo.