enfermedades-otono

Enfermedades típicas de otoño e invierno

Llegan las estaciones del año en las cuales podemos sufrir algún tipo de enfermedad, debido a los cambios de temperatura que se pueden presentar y también al cambio de horario. Estas, son el otoño y el invierno, y durante estas épocas solemos ser más proclives a padecer enfermedades respiratorias entre otras.

Por eso, te presentamos los problemas más característicos de estas épocas del año.

Enfermedades

Catarro

Es causado por el rinovirus, siendo la infección más habitual durante el invierno. Además, es una enfermedad contagiosa, ya que se transmite por el aire o bien por las partículas que la persona enferma despide al toser y estornudar. Las señales de padecer esta enfermedad son picazón de garganta, estornudos, tos, malestar general y el taponamiento de la nariz, debido a la acumulación de mucosidad. Puede llegar a producir fiebre entre los dos primeros días, aunque es más común que los mocos persistan durante una semana o dos.

Neumonía

Se trata de un modelo de infección respiratorio de carácter agudo que afecta a los pulmones. Es causada por bacterias o virus y es habitual en estas épocas. Puede ser originada por una infección usual de estas fechas, como por ejemplo un constipado.

Depresión

También conocido como trastorno afectivo estacional. Es referido a cambios en el estado anímico, relacionado con una época concreta del año. Estos cambios, se presentan sobre todo en otoño e invierno, ya que oscurece antes, hace mal tiempo y en muchas personas todo esto influye en su estado de ánimo. Según dure el desánimo, podemos encontrarnos ante un trastorno afectivo estacional o ante una depresión invernal.

A continuación, te explicamos cómo superar la depresión en otoño:

1. Practicar ejercicio

2. Realizar actividades al aire libre

Ya que se aprovechan las horas de luz y se origina la serotonina, moderando el malestar depresivo.

Conjuntivitis

La llegada del otoño produce en nuestro organismo un cambio, ya que debemos adaptarnos a diferentes situaciones en esta estación del año. Los días se hacen más cortos, anochece primero y por esta razón, pasamos más horas desempeñando actividades que requieren la luz artificial, como por ejemplo trabajar con el ordenador, leer y ver la televisión. Esto, va unido a que se inician las primeras gripes y resfriados y el resultado de las alergias asociadas a esta estación, hacen que nuestra capacidad visual se vea afectada de una manera u otra.

Podemos estacar que la conjuntivitis puede ser de tipo alérgico, causada por aquellas plantas que germinan solamente en otoño y por el moho que provoca la humedad con la lluvia, lo que produce una reacción alérgica. También, suele ser de tipo infeccioso, debido a la llegada del frío y relacionada con los resfriados.

Gastroenteritis

Es caracterizada por la pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal. En otoño e invierno suele ser de origen viral. Su contagio puede ser de forma directa, dado que los gérmenes de la persona enferma se liberan a través de sus deposiciones, vómitos, y se van desperdigando alrededor de su entorno.