Elementos que te ayudarán a ser recordado en los viajes corporativos a Barcelona

Los eventos, congresos y jornadas a los que acudimos por motivos profesionales son un buen momento para darnos a conocer y posicionar nuestra empresa, además de acercar posiciones con nuestros públicos.

Barcelona es una de las capitales españolas de los negocios. Todos los días acoge multitud de encuentros profesionales de sectores muy distintos. La gente va a Barcelona a hacer negocios y por eso queremos aconsejarte sobre algunos elementos que te ayudarán a ser recordado en los viajes corporativos que hagas a la ciudad condal.

El networking o cómo hacer contactos

Una de las formas que más se está extendiendo a la hora de hacer contactos a nivel empresarial o profesional es el networking y crear una red propia. Para que esta forma de relaciones públicas funcione bien, hay que prepararse y diseñar una buena estrategia.

Como bien dijo Albert Einstein: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“. Tenemos que ser capaces de diferenciarnos. La estrategia que nos marquemos tiene que combinar lo virtual con lo real. Es decir, que si nos damos una determinada imagen a nivel real, tenemos que mantenerla a nivel online, puesto que a nuestro interlocutor le será fácil encontrarnos a través de Internet.

En un encuentro hay que ser astutos y aprovechar el tiempo que tengamos para contactar con las personas que toman las decisiones, las que se conocen como TDD o Tomadores de Decisiones. En ellas está la clave de nuestro futuro acuerdo.

Un elemento corporativo que no nos puede faltar en un networking es una tarjeta de visita. De hecho, será el elemento corporativo que se llevarán nuestros interlocutores consigo, y la tarjeta de visita ha de ser capaz de trasladar nuestros valores como profesionales o empresarios.

¿Cómo tiene que ser mi tarjeta de visita?

Preparar nuestra tarjeta de visita original es muy sencillo y existen empresas online que nos brindan las herramientas que necesitamos para hacerlo con éxito y de forma económica.

Si no somos expertos en diseño, podemos optar por preparar nuestra tarjeta a partir páginas web que nos ofrezcan una plantilla. De esta manera, podremos escoger el modelo que más nos identifique y personalizarlo con los colores corporativos, el logotipo de la empresa o la marca y, por supuesto, todos nuestros datos de contacto. Incluso podemos añadir un código QR que enlace con el vídeo de nuestra empresa o con nuestra presentación audiovisual personal.

Podemos optar por crearnos tarjetas de visita impresas y también digitales, que gracias a la tecnología podremos distribuir entre nuestros públicos. En el caso de las impresas, una vez que hayamos escogido el modelo y las hayamos personalizado, solo tendremos que esperar a recibirlas en nuestra oficina o en nuestro domicilio. Un proceso sencillo que nos permitirá dejar nuestra huella en un networking.

Recuerda que en el universo de la empresa, como en el de la vida, la actitud siempre será nuestra gran aliada. Tenemos que ser capaces de superar cualquier situación y no frustrarnos si las cosas no salen como esperábamos. Siempre habrá nuevas oportunidades, y de nosotros dependerá saber aprovecharlas.