Cómo ahorrar en transporte público y privado en tu ciudad

Desenvolverte en la ciudad como usuario de transporte es siempre la mejor opción de movilidad. En el estado actual del tráfico de las ciudades y con las reducidas opciones de aparcamiento, acabas ganando tiempo y ahorrando dinero.

Trucos para elegir tu medio de transporte.

La información se convierte en una herramienta básica para conseguir ese ahorro sorprendente. Y ya sabes que acceder a información con las actuales tecnologías es de lo más sencillo. Las administraciones, las empresas de transporte público o privado, el mismísimo Google…, la red está llena de referencias a sistemas de transporte donde podrás consultar tarifas, tiempos, horarios de servicio, frecuencias y usos discrecionales. Con toda la información a tu alcance podrás ajustar tus necesidades de movilidad a las tarifas disponibles para cada tipo de transporte, línea concreta o servicio.

Eso sí, no es lo mismo buscar transporte como usuario cotidiano que hacerlo con la previsión de un uso puntual, para establecer una ruta turística o cualquier otro tipo de recorrido individualizado.

Transporte público y transporte privado. Ahorro de tiempo y dinero.

El transporte público, habitualmente prestado por empresas privadas a través de concesiones, consorcios y demás fórmulas, está normativizado en todos sus aspectos, con especial consideración a las tarifas, donde siempre se plantean multitud de opciones para beneficiar a determinados colectivos o para rebajar precios unitarios por la adquisición de abonos. Las rebajas pueden llegar a ser del 80% en muchos casos en distintas ciudades, así que no puedes lanzarte a un uso indiscriminado del transporte sin haberte interesado primero por el ajuste tarifario que más se aproxime a tu perfil de usuario.

Por su parte, el transporte privado es la alternativa para una movilidad directa y exclusiva, a título individual o para grupos de personas. Actualmente puedes encontrar excepcionales servicios a precios inmejorables que llegan a cubrir todas las necesidades que te puedas llegar a plantear.

He llegado a encontrar vehículos de transporte privado perfectamente adaptados para personas en situación de movilidad reducida, microbuses para viajes en grupo que son una auténtica maravilla para movilizar desde 3 o 4 personas con bastantes bultos hasta 32. Pidiendo presupuestos y cotejando prestaciones y condiciones, encontrarás ese servicio perfecto para ti.

Con la actual configuración de las medianas y grandes ciudades, donde se está impulsando el uso del transporte colectivo, tratando de apartar tantos y tantos coches que colapsan y contaminan, lo cierto es que sólo las distintas opciones de transporte alternativo con vehículos autorizados pueden absorber la demanda de movilidad existente.

Está claro que siempre puedes aventurarte a viajar en coche hasta una ciudad, o sigues empeñado en sacarlo de tu garaje a diario para ir a trabajar. Pero no cabe duda de que ese uso particular, comparado con tantas alternativas de transporte, ya ni es barato ni eficiente. En primer lugar, por todo el combustible que gastas (no te digo nada del mantenimiento de tu vehículo, seguros y demás…) y en segundo lugar por el tiempo que pierdes buscando aparcamiento para el coche.

Si no estás concienciado por el medio ambiente, lo terminarás haciendo por tu bolsillo.