3 Museos que debes visitar si vas a Barcelona

Al viajar a Barcelona, algo que sin duda no puedes perderte son sus museos. Por la Ciudad Condal pasaron grandes artistas como Picasso, Miró o Gaudí, y gran parte de sus obras aún se conservan allí.

Tres artistas, tres museos

Museo Picasso

Si bien Pablo Picasso era malagueño, Barcelona le acompañó durante toda su vida. Eran continuas sus idas y venidas a la capital catalana, y algunos de sus cuadros más conocidos fueron realizados allí. En el Museo Picasso de Barcelona se encuentran muchas de estas obras, además de otras que muestran una faceta del pintor diferente por la que actualmente se le reconoce. Son 4.249 las obras que conforman la colección que muestra los distintos medios con los que el pintor experimentó: pintura, dibujo, escultura y grabado.

Al realizar un tour del Museo Picasso podrás descubrir las obras de su juventud y de su periodo azul, al que pertenece el óleo Azoteas de Barcelona, entre muchas otras. Su colección te invitará a comprender los orígenes del pintor y sus etapas anteriores al cubismo. También descubrirás curiosidades sobre el artista. Por ejemplo, ¿sabías que Picasso realizó una serie de 58 interpretaciones de Las Meninas? En este museo podrás verlas.

Casa Batló

Pensar en Barcelona es pensar en Gaudí y en sus obras decorando las calles de la ciudad. La Casa Batló es una de las obras maestras del arquitecto y uno de los principales atractivos turísticos de Barcelona. Esta obra arquitectónica del siglo XX es una muestra del modernismo y la etapa naturalista en la que se encontraba inmerso Gaudí.

La casa pertenecía a la adinerada familia Batló, quienes encargaron al arquitecto la remodelación total del edificio, que hoy forma el Museo Modernista Antoni Gaudí y del que también es posible contemplar su mobiliario expuesto en la Casa Museo Gaudí, en el Parque Güell, donde residió los últimos 19 años de su vida.

Fundación Joan Miró

Esta fundación fue ideada por el propio Miró en la búsqueda de que sus obras siempre estuvieran al alcance de todos los públicos. En ella se encuentran más de 10.000 obras, muestras de las distintas disciplinas con las que experimentó el pintor (cerámica, tapices, escultura, dibujos y pintura). Es la mayor colección del mundo de obras del autor y en ellas se puede observar la evolución que fue siguiendo y los estilos con los que Miró fue coqueteando, como el fauvismo, el cubismo y el expresionismo hasta pasar a una pintura de toques naïf durante su etapa francesa.

Entre las obras expuestas en la Funcación Joan Miró destaca, por ejemplo, el óleo sobre cartón de la Ermita de Sant Joan d’Horta, en el que los colores vivos lo acercan a la escuela francesa del fauvismo, si bien las fuertes pinceladas que muestra lo alejan de este estilo; o su serie de Constelaciones, representadas en 23 pinturas en papel de pequeñas dimensiones, fruto de su etapa más madura que marcaría a partir de entonces la obra de Miró, repitiéndose en ella el mismo lenguaje cromático.